¡Tiririri tiríiiii! ¡Jaguares!

Imposible iniciar mi relato sin regresar a 1993, año en que debutó el Sex Symbol “Tilón” Paulo Cesar Chávez con el rebaño de mis amores.

Todo comenzó hace un par de semanas en el pier de Redondo Beach. Decidí probar unos nuevos emparedados de alta calidad. Para acompañar mi merienda bebí tal vez dos o tres litros de cerveza.

Como normalmente ocurre, los emparedados me causaron un hambre feroz, lo que me hizo detenerme a cenar en un puesto de comida china. No recuerdo si la comida estuvo buena o mala, si comí pollo, rata o sólo arroz. Pero recuerdo que me metí un atracón.

Cuando ingieres tal cantidad de comida y cerveza, todo debe de salir por algún lado. En el momento en que me dirigía a mi casa me di cuenta que iba a estallar en vómito. Lo bueno es que tengo un baño privado que nadie usa. Al menos eso pensaba.

Aquí es donde los planetas se alinearon y comprendí el verdadero significado del timing y de las coincidencias de la vida. Entré corriendo a mi casa con un solo fin, sacar el demonio que estaba dentro de mi. La gran sorpresa fue que el Brandon estaba usando mi baño justo en ese momento.  Había harta gente en mi casa así que decidí entrar a mi alfombrado cuarto.

Mi cuerpo no distingue de momentos y tenía que sacarlo. Si guacareaba la alfombra iba a tener problemas con la Susan. En ese instante, en un rincón de mi cuarto, mi mochila se iluminó y no lo pensé dos veces. Llené mi mochila de vomitada. Esa misma noche tuve que tirarla a la basura.

 

@luisramoncito

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s